En 1993 la zona del Arroyo de San José se vio devastada por un incendio que acabó con 90 hectáreas de árboles y plantas. 23 años después, Obimasa está acometiendo una actuación de limpieza y repoblación de especies autóctonas en diez hectáreas del área afectada.

El coste de la actuación es de 192.000 euros. Tragsa es la empresa encargada de ejecutar esta tarea en los próximos tres meses. En este periodo se llevará a cabo la eliminación de la acacia, una especie que favorece los incendios y no permite la repoblación de los árboles autóctonos.

Después de la repoblación se acometerá un tratamiento con herbicida y el arranque manual de las acacias que vayan brotando. Para esta actuación, Tragsa cuenta con personal especializado de su propia empresa, aunque también se ha contratado a trabajadores de la ciudad.