Los servicios jurídicos de la Ciudad estudian todavía si recurrir la sentencia condenatoria impuesta por el Juzgado de lo Contencioso por responsabilidad patrimonial en el ruido generado en la plaza Ricardo Muñoz.

La sentencia, que fue adelantada por este medio, condena a la Ciudad a pagar 60.000 euros, no es firme y los servicios jurídicos municipales están estudiando si la recurren o no.