El Ministerio de Asuntos Exteriores revisa hoy la solicitud de Rusia para que su flota de buques de guerra que se dirige por el Mediterráneo hacia Siria haga escala en Ceuta. La decisión sobre la escala a la flota rusa se tomará a lo largo del día, según ha informado el departamento de José Manuel García Margallo, el encargado de conceder los permisos para las escalas de buques extranjeros en puertos españoles desde hace años.

Este tipo de concesiones se realizan con total transparencia, caso por caso, según las características del buque y atendiendo a criterios de seguridad de la población, principalmente, han destacado las mismas fuentes.

Ante la polémica surgida por la escala que tienen previsto hacer los buques rusos en Ceuta, Exteriores ha precisado que “las últimas escalas solicitadas por las autoridades rusas se están revisando hoy en función de la información que estamos recibiendo de nuestros aliados y de las propias autoridades rusas”.

Mientras tanto, patrulleros de la Armada y otras unidades del Ejército de Tierra y Ejército del Aire realizan el seguimiento cercano de una flota de buques de guerra rusos a su paso por espacios marítimos de responsabilidad española en dirección a Siria.

La flota de guerra rusa partió del puerto de Severomorsk, cruzó el Canal de la Mancha y ha bordeado Francia y España. En su seguimiento por las costas españolas están implicados el patrullero de Altura “Cazadora”, y otras unidades, del Ejército de Tierra y Ejército del Aire, como aeronaves y estaciones de vigilancia en tierra, según ha informado el Estado Mayor de la Defensa.

La agrupación rusa está integrada por un portaaeronaves nuclear, el “Admiral Kuznestov”, un crucero con propulsión nuclear, el “Piotr Veliki”, y varios escoltas como fragatas y patrulleros, a los que acompañan buques de aprovisionamiento así como buques auxiliares.