• Critica las polémicas “esteriles” y el tiempo de reacción fue “correcto”

El delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, y el jefe superior del CNP, Alfonso Sánchez, han comparecido para “aclarar” algunas informaciones “mal intencionadas”.

Fernández Cucurull ha asegurado que la respuesta policial fue “perfecta”. Se reaccionó en 3 minutos a la primera llamada, que no quedó grabada. En esta primera llamada se informa de que una persona se ha refugiado en la hamburguesería porque le estaban siguiendo. Estos datos se dieron a las patrullas correspondientes, porque los agentes de la Comisaría –explica el delegado- no pueden abandonar la custodia de la Jefatura.

Una segunda llamada hablaba ya de detonaciones, pero que parecían de fogeo o de armas simuladas.

En tres minutos, ya se tenía la descripción de los implicados, que se pasó también a la Policía Local.

Delegado y jefe superior no han querido dar más datos, porque la investigación se encuentra en secreto de sumario.

Sánchez ha pedido que no se criminalice a ninguna unidad policial o militar, ante informaciones que el delegado tilda de “malintencionadas”, añadiendo que algunas criticas realizadas son una “pirueta” para generar polémicas esteriles e interesadas, añadiendo que no piensa dimitir.