Carmen Castreño, una de las primeras mujeres socialistas que engrosó las filas del Ayuntamiento ceutí en 1983, ha recibido el premio María Miaja que este año, por primera vez, entregan conjuntamente las asociaciones Mujeres Progresistas y Búscome. “Es un honor porque con María Miaja he compartido muchos momentos. Era una persona extraordinaria, de convicciones muy fuertes que mantuvo durante toda su vida y esa honestidad es digna de resaltar”, apuntaba la galardonada.

Castreño considera que el papel de la mujer ha avanzado mucho en los últimos años pero que aún queda camino por recorrer en esa búsqueda de la igualdad.

En el transcurso del acto, la propia hija de Miaja, Maruchi recordó la vida de su madre, una mujer que sentó las bases de las féminas que lucharon por la igualdad en una época en que sufrieron persecución y amenazas. Vestida de rojo o con los labios de este color fue su forma de protestar y reclamar la libertad que les fue arrebatada durante la Guerra Civil y en años posteriores.