• El coronel de la Guardia Civil, José Luis Gómez Salinero, valora el trabajo desempeñado por sus agentes en un año marcado por operaciones de peso

  • Reconoce las carencias y recalca que, por mandato legal, CNP y Guardia Civil están condenados a entenderse

La Guardia Civil celebrará mañana los actos oficiales con motivo de la festividad de la Patrona, que oficialmente tendrá lugar el día 12, Virgen del Pilar. El coronel José Luis Gómez Salinero hace balance, en esta entrevista con El Faro, del trabajo llevado a cabo por las distintas unidades bajo su mando. Trabajo complicado en ámbitos como el de la inmigración, en una ciudad que requiere de un refuerzo de plantilla y que tiene en la distribución de turnos actuales uno de sus mayores problemas.

–En esta celebración de la Patrona, ¿cuál es la valoración que hace del año que ha pasado, de cómo se ha trabajado?

–Durante este periodo que dejamos atrás, las distintas Unidades de la Comandancia han continuado dando respuesta al mandato legal de la que es depositaria la Guardia Civil en su lucha contra la inmigración irregular y la delincuencia transfronteriza, principalmente, sin obviar otras funciones atribuidas por la Constitución y las leyes, como las inherentes a la función de Resguardo Fiscal del Estado, o la de garantizar la seguridad vial en las vías de comunicación de competencia estatal y autonómicas que le son asignadas, o la de velar por determinados aspecto relativos a la protección medioambiental, salvaguardar la vida de las personas en el mar… y así un amplio elenco de cometidos desempeñados en el contexto del modelo policial español.

–Ha sido el de la inmigración, un ámbito complicado, con situaciones límite.

–En el desarrollo de la función de vigilancia y protección de costas y fronteras, en su dimensión de seguridad, los dispositivos de impermeabilización y sistemas de detección-reacción de la Comandancia, reforzados con Unidades de la Agrupación de Reserva y Seguridad han desempeñado sus cometidos con normalidad, si bien es de destacar significativos incrementos en los intentos por vulnerar los elementos de contención fronterizos y por entrar por vía marítima, correspondiéndose, de este modo, con los incrementos registrados en el número de inmigrantes que finalmente consiguieron acceder a territorio nacional por ambas vías, todo ello con respecto a los datos obtenidos en el anterior periodo. Concretamente han sido 1.556 inmigrantes los interceptados por las distintas Unidades de la Comandancia en territorio nacional y a los que se les ha aplicado el preceptivo protocolo previsto para estos casos en la Ley Orgánica de Extranjería.

En lo que respecta a esa otra dimensión en la que se dirime la lucha contra la inmigración irregular, la de marcado carácter humanitario, han sido numerosos los ejemplos de guardias civiles de esta Comandancia, especialmente del Servicio Marítimo y del GEAS que, asumiendo el protagonismo en situaciones complicadas, han comprometido sus vidas en las aguas y acantilados de nuestras costas por salvar las de otros muchos inmigrantes en situación de riesgo y vulnerabilidad. Durante este periodo que analizamos se ha prestado auxilio y rescatado a 774 personas en situación de inminente riesgo.

En ambos casos, son datos que evidencian la constante presión del fenómeno migratorio en nuestra frontera, a la vez que ponen en valor la labor de los guardias civiles que desempeñan diariamente la dura y complicada misión de control y vigilancia fronteriza.

–El trabajo de la Benemérita también se ha plasmado en operaciones de peso como la de Paso del Estrecho o la mediática Minerva…

–Sí, sin abandonar este ámbito de la inmigración irregular  como viene siendo habitual, también se han desarrollado operaciones ya consolidadas en la zona portuaria, como son las de Paso del Estrecho y Feriante, así como la operación Minerva, liderada por el Cuerpo Nacional de Cuerpo Nacional de Policía y desarrollada en el marco de la Agencia FRONTEX.

–¿Cuál ha sido el balance obtenido en materia de lucha contra el tráfico de drogas?

–Desde la perspectiva de la función de Resguardo Fiscal del Estado que tiene atribuida el Cuerpo y que desarrolla fundamentalmente en el paso habilitado de El Tarajal y el Puerto, cometidos asignados a la Compañía Fiscal de esta Comandancia, se han practicado, en el referido periodo anual y conjuntamente con el Grupo Cinológico, el Servicio Marítimo Provincial y Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, aprehensiones de diversas sustancias estupefacientes que han arrojado un peso de más de 5.000 kilogramos, dando lugar a la intervención de 192 vehículos a motor y 43 embarcaciones.

Los indicadores que registra la Comandancia, como resultado del esfuerzo diario de sus hombres y mujeres de las distintas Unidades en la lucha contra la delincuencia, ponen de manifiesto la eficacia en las funciones preventiva y de investigación a través del índice de criminalidad, que se sitúa en torno a 478 infracciones penales, o a través del número de detenciones, cifradas en 546.

–En el ámbito de la lucha contra la criminalidad destacan las operaciones de lucha contra el terrorismo y las operaciones de investigación emprendidas.

–Especialmente la llevada a cabo contra grupos y redes organizadas de tráfico de personas, de estupefacientes o contra el yihadismo, han mostrado especial protagonismo los componentes de nuestras Unidades de Investigación, Unidad Orgánica de Policía Judicial y Grupo de Información, responsables de la explotación de numerosas operaciones durante este periodo que han culminado con su desarticulación. El resultado de sus líneas de investigación han sido profusamente difundidas por los medios de comunicación.

–¿Cuáles destacaría como las de mayor relevancia?

–Las operaciones GUNGAN y SAMAEL, desarrolladas por el Grupo de Información contra el terrorismo yihadista, que culminaron con la detención e ingreso en prisión de dos personas. También las operaciones CALAFATES y HOBBY, que propiciaron la desarticulación de sendas organizaciones criminales dedicadas a la introducción de inmigrantes por vía marítima y que culminaron con la detención de 13 personas, imputación de otras 5 y la intervención de 5 vehículos, 4 embarcaciones y 11 motores fuera-borda; así como la operación FOAM, que culminó con la desarticulación de un entramado empresarial dedicado a la comercialización de productos falsificados valorados en un millón doscientos mil euros.

–Dejemos los balances y hablemos de mejoras, de necesidades urgentes que pueda tener la Comandancia, ¿cuáles son?

–Debo reiterar cuanto se viene enunciando sobre el manifiesto déficit de personal existente en la Comandancia para llevar a cabo las funciones y cometidos asignados, y no es que exista bajo grado de cobertura de su plantilla, pues la Comandancia de Ceuta presenta un grado de cobertura óptimo, pero es necesario revisar su actual plantilla para adaptarla y dimensionarla a las necesidades reales que se desprenden del cumplimiento de esas funciones a desempeñar en la ciudad, especialmente tras la pérdida de cierto potencial de servicio que ha traído consigo la última reforma de la normativa interna sobre los regímenes de prestación del servicio y la jornada y horario de los guardias civiles, que ha originado una menor disponibilidad del personal para la prestación del servicio. No obstante, para garantizar el cumplimiento de determinados cometidos, la Comandancia recibe el apoyo de otras Unidades de la península, como las de la Agrupación de Reserva y Seguridad, especialmente para operaciones como Paso del Estrecho u otras situaciones puntuales que requieren de la necesidad de incrementar sus dispositivos operativos.

–Han sido meses muy duros en inmigración. ¿Cómo se ha vivido, sobre todo a tenor de la polémica por las devoluciones?

–Como he señalado anteriormente, se ha registrado un significativo incremento de la presión migratoria, tanto por los intentos de entrada a través del perímetro fronterizo como a través de la vía marítima por medio de embarcaciones.

La impermeabilización de las costas y fronteras, y concretamente del perímetro fronterizo, es una de las misiones fundamentales asignadas a la Comandancia de la Guardia Civil en el contexto de ese objetivo por lograr una inmigración regular y ordenada, por lo que, con los recursos disponibles, dedicará todos los esfuerzos necesarios para cumplir esta función, haciéndolo con sujeción a la normativa vigente, concretamente a la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre los Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su integración social, que recoge la figura del rechazo, aplicable para aquel extranjero que sea detectado intentando superar los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera.

Los Estados tiene la obligación de defender sus fronteras y hacer que se respeten sus leyes; además, existe un paso habilitado para entrar en Ceuta, hacerlo por otro lugar distinto es vulnerar la legislación y enfrentarse, muchas veces de forma muy violenta y con absoluto desprecio a la integridad física, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cuya misión es impedir se vulneren las fronteras y hacer cumplir las leyes.

–Cerramos un año con incendios graves, el último hace un par de semanas en el Hacho. ¿Urge el refuerzo de unidades como el Seprona?

–Sin duda, el Equipo de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de Ceuta lo integran tan sólo tres componentes de esta especialidad, resultando manifiestamente insuficientes para compaginar y mantener el equilibrio conveniente entre el desarrollo de las funciones preventiva y de investigación con las que se deben satisfacer y abordar el mandato que la legislación vigente atribuye a la Guardia Civil en el ámbito de la protección del medio ambiente.

Sería necesario dotar a la Comandancia de una Patrulla de Protección de la Naturaleza, cuyas funciones estarían orientadas a la prevención y represión de aquellas conductas infractoras de la normativa que tiene por objeto preservar el medio natural en general.  Como he señalado anteriormente, resulta acuciante redimensionar la plantilla de la Comandancia para adaptarla a las necesidades reales que demandan las funciones a desarrollar y la operativa de los servicios en la Ciudad Autónoma, esta revisión afectaría a todas las Unidades.

15-1

–Asociaciones como la AEGC han reclamado mayor número de agentes, en concreto 150, ¿cuál es su posicionamiento al respecto?

–Creo que todos, empezando por los responsables de la Institución, asociaciones y guardias civiles, somos conscientes del déficit de personal existente y sus causas. La crisis económica está exigiendo un uso eficiente de los limitados recursos de las Administraciones. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no escapamos a ese deber de priorizar nuestros esfuerzos, orientándolos adecuadamente.

Cuantificar las cifras de efectivos necesarios requiere de un estudio previo, riguroso y metódico, de la situación de las Unidades y las funciones a desarrollar en este escenario ceutí, basado en determinados parámetros e indicadores de la criminalidad, demográficos, operativos, etc.

Las necesidades de recursos humanos, en este momento, son mucho más perentorias que las que puedan existir de recursos materiales; no obstante, también habría que hacer un estudio en este ámbito, todos los medios son susceptibles de mejorar.

–¿Qué valoración le merece las relaciones actuales con el Cuerpo Nacional de Policía?

–Las relaciones institucionales están garantizadas entre ambos Cuerpos en Ceuta, pues ambos responsables, jefe superior de Policía y jefe de Comandancia, somos conscientes de esa imperiosa necesidad, por el bien del servicio y de la ciudadanía a quien va dirigido, de colaborar, cooperar y coordinar nuestras funciones y dispositivos policiales en la búsqueda de la máxima eficacia y eficiencia que redunde en la consecución de ese mejor servicio a la sociedad, todo ello en el marco de nuestras respectivas competencias territoriales y funcionales.

Por otra parte, la responsabilidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la Ciudad Autónoma recae en el delegado del Gobierno de España, quien, entre otros muchos cometidos, tiene el de garantizar se lleve a cabo la adecuada coordinación entre ambos Cuerpos en Ceuta, para lo que dispone de determinados mecanismos y herramientas.

También es cierto que los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tenemos una sólida formación respecto de las necesarias colaboración y coordinación interinstitucionales, que tiene su origen en los mismos centros de formación y que se va alimentando, a lo largo de nuestras vidas profesionales, con la experiencia que emana del mando de Unidades y de la concurrencia en los mismos escenarios de distintos cuerpos policiales.

En definitiva, los comportamientos personales no debieran empañar las relaciones institucionales entre miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por lo que, pese a quien pesare, estamos, tanto por mandato legal, como por manera de ser, “condenados” a entendernos.

–Dejamos atrás una semana de presión en el entorno fronterizo, con colas y bloqueos. Las esperanzas recaen, en parte, en la apertura del ‘Tarajal II’. ¿Cree que va a ser efectiva como se espera?

–Debe de serlo, pues ese es el fin que persigue esta nueva infraestructura fronteriza. Entre otros objetivos, se contempla el de desviar todo el llamado “comercio atípico o porteo” por esta nueva instalación, evitando la penosa imagen que actualmente transmite el actual Tarajal por falta de espacio e instalaciones adecuadas a esos fines.

No obstante, considero que su efectividad no depende exclusivamente de la actividad, medidas y decisiones que se adopten por parte de las autoridades españolas, sino que esa efectividad quedará subordinada, principalmente, a las decisiones que se adopten por parte de las autoridades correspondientes marroquíes de los ámbitos aduanero y policial, así como a su efectivo cumplimiento.

–¿Para cuándo la nueva Comandancia?

–No se tiene información de que con cargo a los próximos ejercicios económicos esté prevista su construcción.