• Padres de alumnos están preocupados ante el riesgo de atropello por coches que van muy rápido

Varios padres de alumnos que acuden al Colegio de San Daniel se muestran preocupados ante el riesgo de que se pueda producir algún atropello en la entrada o salida de los pequeños del centro educativo. Uno de ellos, Juan Pedro Barrera, explica que agentes de la Policía Local regulan el tráfico cuando abandonan el colegio los estudiantes de Educación Primaria. Sin embargo, cuando más tarde salen los alumnos de Secundaria, ya no están los agentes. Señala que por ese lugar, a donde se llega a través una recta de unos 300 metros, los vehículos circulan a una velocidad muy superior a la recomendada en zona donde hay niños que salen de colegio. Además, afirma que no existe ninguna señal que advierta a los conductores de esta circunstancia. Sólo está indicado el paso de peatones. Esta problemática se puso en conocimiento del Ejecutivo local, afirma. De hecho, la madre de otro alumno asegura que llegó a debatirse en un Pleno de la Asamblea donde se acordó tomar medidas. Sin embargo, aún no se ha adoptado ninguna. Los padres de los alumnos creen que se puede deber a que la vía sea de titularidad estatal y que la solución tenga que adoptarla el Gobierno local. Reclaman que el paso de peatones se refuerce con un resalto para que los conductores se vean obligados a reducir la velocidad. Están dispuestos a iniciar una campaña de recogida de firmas si los responsables no adoptan medidas para reducir el riesgo.