Ya está terminado el proyecto para la reforma de la Avenida Alcalde Sánchez Prado y la calle Jáudenes, al igual que en su día se hizo con el Paseo del Revellín y la Calle Real.

Por supuesto, el mismo presidente Vivas negó ayer que alguna de estas dos vías se fuera a peatonalizar, circunstancia que no sería posible por el tráfico rodado, pero sí reconoció que en el caso de Jáudenes se ampliará una de las aceras, con lo cual lo más probable es que nada más que quede un carril para los vehículos y se eliminen los aparcamientos que ahora mismo existen.

Dijo el jefe del Ejecutivo que estas dos calles tienen ahora mismo una gran importancia, tanto desde el punto de vista comercial como de la restauración y que es hora de modernizarlas al igual que se hizo con el Paseo del Revellín y Calle Real hace ya varios años.