• Las partes afectadas, cargo político y guardias civiles, expondrán su visión de los hechos

El delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, evitó ayer hacer alguna valoración concreta sobre la denuncia de la AEGC en torno al incidente que el pasado 7 de septiembre mantuvo el asesor de fronteras con dos agentes de la Benemérita, todo ello motivado por el estacionamiento del coche del asesor.

A preguntas de los medios de comunicación, Cucurull aclaró que tras la denuncia de los dos guardias civiles “se abrirá el oportuno expediente administrativo” por lo que “las partes afectadas podrán exponer su visión sobre lo sucedido” hasta que “el instructor del mismo llegue a unas conclusiones”, aclaró. “Al final de ese expediente podremos hacer la valoración que ahora sería prematura”.

Esta misma semana el secretario general del PSOE, Manuel Hernández, censuraba el comportamiento del asesor, calificándolo de no oportuno de acuerdo con el cargo que esta persona tiene dentro del equipo de la propia Delegación.

La Asociación Española de la Guardia Civil ha advertido que estará atenta al discurrir del procedimiento y arropa a los dos agentes del Instituto Armado que se vieron afectados por este polémico pasaje. Tal y como denunció la asociación, los agentes denunciaron el vehículo del asesor manteniendo después un roce con el cargo de Cucurull que derivó en otra denuncia en base a la Ley de Seguridad Ciudadana ya que, según la versión de los agentes, el asesor les habría faltado al respeto empleando, entre otros términos, el de “niñatos”, tal y como la propia asociación explicó en el programa La Voz del Faro de la cadena Cope.