Sigue estrechándose el cerco en torno a los sospechosos del asesinato del joven Tayeb Idrissi, apuñalado la madrugada del pasado jueves en Tetuán. La Policía marroquí informó a su homóloga española sobre la participación de tres ceutíes que presuntamente estarían implicados en la muerte del joven tetuaní. Sólo hay una persona detenida hasta el momento, un vecino de Castillejos, pero resta la detención de los otros tres individuos, todos huidos a Ceuta, según testigos presenciales, entre los que se encontraría el responsable material de la puñalada.
En este momento, restaría  únicamente la petición de una comisión rogatoria por parte de la autoridad marroquí a la española. Una vez producida esta demanda, el Poder Judicial español tendría que nombrar al juez de enlace de comisiones rogatorias, un puesto que está sin cubrir en la actualidad y que depende directamente de la Audiencia Nacional, órgano competente en esta materia.
Además, mediando solo la pura casualidad, cabe reseñar el acuerdo alcanzando en el último Consejo de Ministros celebrado el pasado viernes. Entre las medidas aprobadas, constaron dos nuevos convenios de extradición y de asistencia judicial con Marruecos por las que, por primera vez, se contempla la entrega temporal para el enjuiciamiento y el traslado de detenidos vinculados a la instrucción de una causa. El acuerdo entre España y Marruecos relativo a la asistencia judicial en materia penal estaba suscrito desde 2009, en una medida que sustituía el convenio antetior, de 1997.
Mientras, en la vecina ciudad marroquí el apuñalamiento ha generado alarma social. La víctima era un “joven conocido y con alta estima entre sus vecinos”, aseguraron a este periódico fuentes de la prensa marroquí, las mismas que señalaron que “la investigación sigue adelante” tras la detención del ciudadano de Castillejos, sospechosos por colaboración por asesinato.
Y el cerco sigue estrechándose. Entre otras cosas porque la madre del finado no ceja en el empeño de encontrar a los responsables de la muerte de su hijo. Según ha podido saber este diario, tanto madre como familiares están moviéndose en todos los ámbitos para agilizar los trámites legales en pro de la detención de los sospechososos. Dos son los estamentos en los que están actuando.
De un lado, tratar de aunar influencias  en todos los niveles de la autoridad marroquí: político, judicial y policial. Por el otro, lograr que se la administración marroquí conceda el permiso para la organización de una manifestación frente al consulado de España en Tetuán. Por ahora, todavía a la espera de los movimientos, familia y allegados se centran en promocionar la manifestación en las redes sociales. Es un paso más dado para que el cerco siga estrechándose en torno a los supuestos asesinos.