Avanza que emprenderá acciones “drásticas” a principios de curso de confirmarse sus sospechas.

Mustafa Mohamed, presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos, FAMPA, manifestó ayer su oposición a cualquier disminución del número de profesores o maestros al entender que adoptar este tipo de medidas irá en “detrimento de la educación de nuestros hijos”.
Para evidenciar la “contradicción”, Mohamed recordó que Carmen Maestro, la presidenta del Consejo Escolar del Estado, esbozó en su visita de la semana pasada posibles fórmulas para atender las altas ratios en los centros, entre las que estaba asignar dos profesores a determinadas aulas por sus características.
El acuerdo alcanzado la semana pasada por PP y PSOE en el Senado, con ocho medidas relativas al ámbito educativo, “contemplaba la necesidad de ampliar el profesorado y, unos días después, ya no se comenta una congelación sino que se apunta a una reducción de maestros”, lamenta Mohamed. Ante el presunto “recorte” de profesionales, Mohamed duda de que se pueda atender al alumnado cuya lengua materna no es el castellano.
La FAMPA avanza que emprenderá “medidas drásticas” a principio de curso en caso de que se confirmen sus sospechas.